Destacamos, Opinión

Pokémon Espada y Escudo; ¿qué ha fallado en los juegos de Nintendo Switch?

Pokémon Espada y Escudo han llegado acompañados de una de las mayores polémicas que se recuerda en la saga.

El anuncio de Pokémon Espada y Escudo a principios de año fue muy aplaudido por todos los fans ante lo que no sólo sería la octava generación de Pokémon, sino también una prometedora nueva aventura con tres iniciales que gustaron a la inmensa mayoría. Sin embargo, el paso de los meses y los anuncios ha hecho que muchos opten por sacar las antorcha debido a ciertas trabas que presenta el juego
 

Pokémon Espada y Escudo; ¿qué ha fallado en los juegos de Nintendo Switch?

“No han metido a Scyther“. “No han metido a Garchomp“. “No han metido a Agumon“. Estos que veis aquí han podido ser algunos de los comentarios más repetidos a lo largo de estas semanas desde que el lanzamiento de ‘Pokémon Espada‘ y ‘Pokémon Escudo‘ se llevó a cabo el pasado 15 de noviembre. Obviamente no han pillado por sorpresa a nadie, ya que la tragedia se iba mascando desde que en junio se anunciase el recorte de la Pokédex

Sin embargo, la Pokédex ha sido el árbol que no ha dejado ver el Bosque Oniria, ya que, pese a que haya gente muy ofendida con el tema de la Pokédex, este ha sido el menor de los problemas. De hecho, os digo más, de no ser por el recorte, un servidor no se habría animado a hacerse con las 400 especies disponibles en los juegos de Nintendo Switch, ya que, a día de hoy, el limitado tiempo con el que cuento convierte en una tarea muy pesada el “Hazte con todos” que ha caracterizado a Pokémon

Sin embargo, no estoy aquí para hablaros de la Pokédex. Mi opinión al respecto ya la pudisteis leer en el Análisis de Pokémon Espada y Escudo. Por el contrario, vengo a hablaros de los auténticos problemas que presentan los juegos, los fallos que lastran la experiencia del jugador, los cuales han conseguido que un juego que podría haber llegado a ser excelente, no explote todo su potencial. 

El rendimiento del Área Silvestre

Empezando por el que es el problema más comentado tras la Pokédex (y aprovechando la alegoría a los árboles que no dejan ver el bosque), tenemos al Área Silvestre como uno de los principales “peros” de los títulos de Nintendo Switch. Sin embargo, lejos de centrarse en los gráficos de esta, los cuales, seamos sinceros, no son la panacea (sobre todo para lo que puede dar de sí la consola), es otro asunto el que se debe atender.

Y es que el problema que veo en esta zona del juego no es tanto el aspecto gráfico, sino el rendimiento de la misma. Para que entendáis lo que quiero decir ¿cuántas veces habéis estado caminando y de repente un Pokémon ha salido de la nada a escasos metros? Esto es algo que en Nintendo 3DS se podría pasar por alto, pero la distancia de dibujado es algo que en Nintendo Switch se puede solucionar. Sin ir más lejos, en ‘Zelda: Breath of the Wild‘ podemos ver incluso los Guardianes a lo lejos. 

A ello habría que sumarle los múltiples fallos y parones que tiene cuando estamos conectados a Internet, lo que ocasiona que jugadores de todo el mundo se reúnan para atravesarse entre sí, aparecer y desaparecer y un largo etcétera. De hecho, tiene gracia porque atraviesan hasta muros, lo que ha llevado a memes de Harry Potter (sobre todo si tenemos en cuenta el origen británico). 

El diseño del mapa

Otro punto polémico que no ha sonado tanto como debería ha sido el que concierne a las propias rutas. Y vamos a aclarar una cosa: el juego fuera del Área Silvestre se ve muy bien. Es innegable que en este sentido el trabajo de Game Freak es un agrado para la vista. Sin embargo, el problema no deriva del aspecto (que en Switch podría dar más de sí), sino en el diseño del mismo. 

Y es que durante estas semanas post-lanzamiento muchos han sacado a relucir que las distintas zonas del juego presentan una linealidad que se ha llevado hasta el extremo en esta entrega. Obviamente en lo que se refiere a las rutas tampoco es que la saga haya sido muy enrevesada en el pasado, ya que, quitando algún que otro camino alternativo, siempre han tenido una salida A y una salida B, pero la falta de MO y Pokémonturas han destacado con unas opciones de exploración muy escasas.

Y sumado a esto, algo que si es imperdonable es la linealidad que presenta las dos cuevas que hay en todo el juego, sobre todo la segunda. Muy atrás ha quedado el Túnel Roca, el Monte Corona y demás zonas que ponían a prueba nuestra memoria y capacidad para resolver puzzles, algo ausente en estos títulos. Y para un mayor resquemor, no tenemos ni Calle Victoria, algo que incluso la sexta y séptima generación tuvieron.

La historia

Ok, toca hablar del que es de lejos el mayor problema que presenta los títulos. Vamos a ponernos en contexto, ya que no estamos hablando del último éxito literario con una trama oscura y madura, sino que estamos con una saga que nos ha contado argumentos de peso que van desde disminuir o aumentar el nivel del mar para salvar al planeta o de lanzar un rayo láser al cielo para que caiga sobre el que lo ha lanzado. Y con estos antecedentes, en ‘Pokémon Espada‘ y ‘Pokémon Escudo‘ la han pifiado más todavía. 

En la historia habréis visto que la misma se caracteriza por tener el que puede ser el mayor potencial desperdiciado que la franquicia nos ha ofrecido. Y esto no es algo que diga por decir, sino que la batalla final contra el legendario (con ESA MÚSICA), la evolución de Paul, el mejor rival que nos ha dado la saga, incluso por encima de Azul (es mi opinión, ojo), el lore, entre otros elementos, dejaban entrever lo que podían ser unas ganas de hacer una historia épica. 

La historia y lore de Pokémon Espada y Escudo es el mayor potencial desperdiciado de la franquicia

Sin embargo, el resultado final no es que sea desastroso, pero deja un vacío por ese potencial desperdiciado que mencioné antes debido a lo mal que han usado la figura del antagonista y a lo precipitado que ha sido todo. Poniendo a la primera generación de ejemplo, tras la 1º medalla ya teníamos el primer encuentro con el Team Rocket, mientras que tras la 3º ya lo veíamos como una auténtica amenaza que tenía que ser derrotada. 

Era un objetivo que nos daba el juego, algo que hacer antes de centrarnos en nuestra meta de ser el mejor. De hecho, todas las generaciones se han encargado de presentarnos una amenaza que ponía en jaque nuestra misión, algo que, por lo general, se empezaba a vislumbrar en los primeros compases del juego. 

La amenaza no llega hasta el final y cuando lo hace, deseas que se acabe

En la octava generación, sin entrar demasiado en terreno de spoilers, literalmente llegamos a la última ciudad sin tener claro cual es nuestro papel. No hay nada. Y lo peor es que cuando llegas a ese punto de “máximo peligro”, deja a uno con ganas de terminar lo antes posible, como si fuese algo por lo que no ha merecido la pena esperar. 

Para que os hagáis una idea de hasta qué punto esto ha sido de lejos la mayor traba del juego, no hay más que ver que no me han bastado los tres párrafos de los puntos anteriores, sino que he tenido que escribir el doble. Desde luego, ha sido un asunto que, de cara a las próximas entregas, tendrán que ponerle más ganas, porque en este aspecto no se ha cumplido ni siquiera el mínimo exigible. Sin embargo, antes de acabar hay otro error que tenemos que comentar.

El mayor problema de Pokémon: noviembre

Y llegamos al punto culmen del artículo teniendo que aclarar que, pese a todo lo dicho, ‘Pokémon Espada‘ es un título que he disfrutado en exceso. De hecho, tengo ya superadas las 110 horas y seguramente vayan a más con el paso del tiempo. Sin embargo, uno no puede pasar los problemas presentes en el título, pero, sobre todo, la causa de los mismos, los cuales señalan en una misma dirección: noviembre.

Tal y como leéis, el mes de noviembre es el peor enemigo de Pokémon, ya que es un secreto a voces que Pokémon se ha convertido en una saga anual, ya sea con una nueva región, un spin-off como Let’s GO, una continuación un remake o cualquier cosa. Pase lo que pase, el mes de noviembre tendrá sí o sí un juego de Pokémon. Y esto es algo que se agrava cuando se trata de una nueva generación, ya que el merchandising de las navidades, la serie y demás va a depender de este lanzamiento. 

Ante ello, las soluciones son varias, desde alargar más el período de vida de las generaciones hasta ceder los trabajos menores como remakes y segundas partes a otro equipo pasando de camino por cesar con las entregas anuales y dejarlas reposar para centrarse en futuros títulos, tal y como ocurrió con Sol y Luna.

Sea como fuere, no parece que de momento sea algo que se vaya a cumplir, ya que la salida de los remakes de 4º generación es inminente de cara a 2020. Habrá que ver si esto termina siendo un trabajo redondo o si la saga vuelve a presentar recortes en sus juegos.

Acerca de ReyZero

Otaku que llevas siglos trabajando en este mundo. Vago por naturaleza y le encanta el anime, manga y las novelas ligeras. Se pregunta si algun día conseguira una novia y le encanta el anime (lo he dicho 2 veces ya, porque sera ?)

1 Comentario

  1. Adisnel

    Vaya que blog mas bueno . Pero a diferencia de ti el recorte de pokedex fue lo que menos me gusto . Otros fallos que ya se sabian es la cantidad de pokemon existentes , ya son demasiados , y que los juegos no son acsequibles para todos solo se lanzan para las consolas de Nintendo. Otra cosa es que espero saquen un tercer juego basado en Eternatus ya llevan 4 generaciones y no han hecho cierres de generacion .

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *